Con motivo de la actual situación sanitaria, hemos implementado rigurosas medidas de seguridad frente al COVID-19 (Más información):

Qué operación de pecho me conviene: aumento, elevación o ambas

«La guía definitiva para saber qué operación de pecho te conviene: aumento, elevación o una combinación de ambas»
_____

Hay muchas pacientes que tras el embarazo o por pérdida de peso sufren un deterioro de su pecho. La mitad superior de la mama puede verse más vacía, ha perdido tersura y la posición del complejo areola-pezón se puede ver más baja.

En estos casos surge una duda: ¿conviene más un aumento de pecho o sólo elevación del mismo?

No es fácil tomar una decisión. El cirujano es quien tiene que asesorarnos

No siempre es fácil tomar una decisión a este respecto y la consulta con el cirujano plástico puede resolver este problema.

La gran cantidad de información que se puede encontrar hoy en día a través de internet, en muchas ocasiones da una idea errónea sobre cual es la mejor opción. La mejor recomendación es acudir a la consulta de un cirujano especializado en cirugía mamaria que pueda indicar la intervención más adecuada a nuestro caso. En esta cita con el cirujano podremos exponer todas nuestras dudas y aclarar cualquier cuestión que nos preocupe.

En este artículo, y a titulo orientativo, vamos a explicar los principales factores que van a influir en la decisión de someternos a una cirugía de aumento de pecho, de elevación de senos o la combinación de ambas.

Parámetros básicos: ¿Qué factores influyen en la elección de la operación de pecho?

El aspecto del pecho depende:

  • del contenido, el tejido mamario
  • de las características de su envoltorio, la piel de la mama con su areola-pezón.

La correcta armonía entre ambos es la clave para la toma de una decisión.

Anatomía del pecho femenino

Complejo areola-pezón

Probablemente el principal factor a tener en cuenta es la altura a la que se encuentra el complejo areola-pezón (CAP).  En este sentido la distancia entre la línea medio-clavicular y el borde superior de la areola y la distancia entre el pezón y el surco submamario son las medidas de referencia.

Las dimensiones de las areolas deben igualmente de tenerse en cuenta y si son demasiado grandes se puede reducir el tamaño de su diámetro con una sencilla intervención.

Volumen mamario

La cantidad de tejido mamario va a condicionar el procedimiento quirúrgico. En los casos en que el volumen del tejido mamario es insuficiente hay que suplementarlo mediante la colocación de un implante que no tiene porqué ser grande sino adecuarse a los deseos de la paciente. Igualmente, en los casos en que la cantidad de tejido mamario, pese al reposicionamiento del CAP sea excesivo, se recurre a una pequeña reducción del volumen para que contenido y continente guarden la relación correcta.

Distribución del tejido mamario

En los casos en que hay sustancialmente una falta de relleno en el polo superior de la mama la colocación de un implante de dimensiones y forma adecuados nos permitirá suplir esta deficiencia. En determinados casos existe un exceso de tejido en la porción inferior de la mama y puede ser necesaria la retirada de parte del mismo. En otras ocasiones pueden existir anomalías de la forma como es el caso de mamas tuberosas u otras que requieren de maniobras quirúrgicas específicas para la redistribución.

Calidad de la piel

La calidad de la piel va a condicionar especialmente el volumen mamario deseado, dado que a mayor volumen y, por tanto peso, la acción de la gravedad irá distendiendo gradualmente la piel y produciendo un descolgamiento secundario. En este sentido una piel muy laxa nos va a obligar a optar por un tamaño más moderado de la mama si queremos un resultado duradero. Las pieles de mejor calidad van a permitir una mayor libertad de elección.

Dimensiones del tórax

La mama debe de estar dimensionada adecuadamente a las proporciones anatómicas de la paciente. La anchura del tórax va a determinar cual es la anchura ideal de la mama para cada caso. Ello implica que en la elección del implante correcto, la anchura del mismo debe respetar las medidas de la mama resultante. La proyección del implante una vez establecidas la anchura y altura necesarias, determinarán el volumen del mismo.

La elección de la técnica para la operación de pecho

Tomando como punto de partida las consideraciones anteriores, se plantean distintas opciones en función de cada caso individual. En ocasiones hay que recurrir a un aumento del volumen mamario, en otras a una cirugía de elevación y con gran frecuencia a una combinación de ambas.

Aumento de pecho

Cuando el pezón, visto de lado, se encuentra por encima del surco submamario y lo que ocurre es que el polo superior de la mama se encuentra vacío, casi siempre la mejor decisión es la colocación de un implante que restaure el volumen y, como resultado, aumente la tersura del conjunto de la mama, llevando además a un correcto posicionamiento del CAP.

¿Quieres saber más sobre el aumento de pecho?

Consulta nuestra sección de tratamientos y aclara todas las dudas

Elevación de senos (mastopexia)

Si el CAP se encuentra más descendido hay que recurrir al reposicionamiento quirúrgico (mastopexia) y en este caso la técnica a emplear dependerá del grado de elevación necesario.

Hay 3 tipos básicos de mastopexia en función de la elevación necesaria, cada uno de ellos implica una cicatriz diferente.

  • Para pequeñas elevaciones de hasta 2 cm suele resultar suficiente la llamada mastopexia periareolar, en la que se escinde un círculo de piel alrededor del CAP (en ocasiones reduciendo si es necesario el diámetro de la areola). Como resultado quedará una cicatriz circular en el borde de la areola que estéticamente es poco perceptible.
  • Las elevaciones mayores requerirán no solo la escisión de piel alrededor de la areola sino el retensado de la piel del polo inferior. En estos casos se recurre a la mastopexia vertical, en la que la cicatriz resultante, además de la circular alrededor de la areola, es una cicatriz vertical que parte de la areola verticalmente hasta la vecindad del surco submamario.
  • Para casos en el que el desplazamiento superior del CAP tiene que ser mayor, la mastopexia vertical nos proporcionaría una mama en la que la dimensión del polo inferior, medido desde el borde inferior de la areola hasta el surco en sentido vertical, resultaría excesiva (más de 8 o 9 cm). En estos casos hay que eliminar también el exceso de piel en sentido horizontal para conformar un contorno y dimensiones adecuados de la mama. Como consecuencia queda, además de las citadas anteriormente, una cicatriz curva en la localización del surco submamario. Es la llamada mastopexia en T invertida.

¿Quieres saber más sobre la elevación de senos o mastopexia?

Consulta nuestra sección de tratamientos y aclara todas las dudas

Combinación de ambas: Mastopexia con aumento de pecho

Hay muchos casos en los que está indicada una combinación de las técnicas, sustancialmente aquellos en los que hay un exceso de piel o un descenso acusado del CAP y al mismo tiempo un déficit del volumen mamario. En estos casos se colocan implantes mamarios y simultáneamente se realiza la mastopexia adecuada.

Un aspecto a tener en cuenta es la relación entre el volumen y, por tanto, el peso del tejido mamario con o sin prótesis y la resistencia de la piel. La acción de la gravedad es inexorable y por tanto un mayor peso incidirá en una mayor tendencia al descolgamiento en los años sucesivos. La aparición de los implantes de bajo peso (B-lite) nos proporciona un alivio en este sentido, pero, en todo caso conviene marcarse objetivos razonables.

Call Now Button