la fisioterapia después de una cirugía de aumento de pecho
La fisioterapia después de una cirugía de aumento de pecho: ¿Cuándo es necesaria?

La fisioterapia después de una cirugía de aumento de pecho acorta el período de convalecencia postoperatoria tras una cirugía mamaria

Con el paso de los años, la cirugía de aumento mamario se ha consolidado como uno de los tratamientos más demandados por las mujeres. La mejora en la técnica y la evolución en las prótesis, tanto en su forma como en los materiales en los que están fabricadas, han permitido lograr resultados más naturales y satisfactorios.

La mejor forma de garantizar un buen resultado es planificando con tiempo la cirugía, realizando un correcto diseño preoperatorio y siguiendo las pautas post-operatorias recomendadas por el cirujano.

¿En qué casos puede ser recomendable la fisioterapia después de una cirugía de aumento de pecho?

La fisioterapia puede prevenir la aparición de ciertas complicaciones como la contractura capsular

Como parte del protocolo post operatorio, y según la evaluación que realizamos en las visitas de seguimiento tras la intervención, podemos recomendar a la paciente algún tratamiento de fisioterapia para tratar o reducir la aparición de ciertos síntomas secundarios, lográndose resultados muy satisfactorios, y acortando el tiempo de recuperación para reincorporarse a las actividades normales:

  • Retracción de la musculatura y fascia pectoral. Después de una cirugía de aumento mamario, el músculo y la fascia pectoral puede quedar contraídos y contracturados. Para relajar esas estructuras y evitar el agarrotamiento, el fisioterapeuta realiza terapia manual y miofascial para relajar tanto el músculo como la fascia pectoral, posibilitando así la reducción de dolor en la zona, aumentando el rango de movimiento del brazo sin molestias y disminuyendo la posibilidad de una contractura capsular.
  • Inflamación. Es habitual que, tras la intervención, el pecho tarde un tiempo en desinflamarse. Para ayudar a que el proceso sea más rápido, el fisioterapeuta realiza masajes de drenaje linfático que favorecerán la circulación y ayudarán a reducir la inflamación.
  • Contractura capsular. La contractura capsular, si bien actualmente tiene una incidencia muy baja, es una de las complicaciones que puede presentarse tras una cirugía de aumento de pecho. Se manifiesta con un endurecimiento de la cápsula que rodea el implante y que puede cursar también con dolor y rigidez. En estos casos, la fisioterapia puede ser eficaz y revertir el proceso si se aplica en la fase precoz. Dependiendo del grado de contractura capsular, el fisioterapeuta puede trabajar para corregir el problema mediante ultrasonidos y diatermia profunda. En determinadas ocasiones, puede indicarse este tratamiento como medida preventiva.