Los beneficios de una reducción de pecho

«Te contamos qué problemas plantea un pecho excesivamente grande y cómo la cirugía de reducción de pecho logra solucionarlos»
_____

En cirugía plástica mamaria una de las intervenciones que más realizamos es la reducción de pecho.

En nuestra experiencia, es una de las cirugías que ofrece a las pacientes un muy alto grado de satisfacción ya que trata no solo una cuestión estética, sino también una cuestión de salud.

En este post queremos abordar la cirugía de reducción de pecho incidiendo sobre todos los aspectos relacionados con esta intervención y el beneficio que aporta a las pacientes con problemas derivados de tener pechos que son demasiado grandes y pesados.

Los problemas que plantea un pecho grande

Un pecho excesivamente voluminoso, puede plantear diversos problemas a la mujer, no solo meramente estéticos, sino que con el tiempo llegan a convertirse en un auténtico problema de salud.

En nuestra experiencia de más de 30 años, las pacientes con hipertrofia mamaria suelen manifestar los siguientes problemas:

Problemas a la hora de vestir

Muchas pacientes refieren que, al tener el pecho tan grande, no encuentran ropa que les siente bien, y de la que les gusta, no encuentran talla. También suelen comentarnos que no pueden usar lencería bonita ya que los sujetadores para su talla tienen mucho refuerzo, para poder soportar bien el exceso de peso, y son muy poco estéticos. Esto interfiere con su forma de vestir y, con frecuencia, redunda negativamente en su autoestima.

Interferencia en las actividades cotidianas

Otro problema que suelen referir las pacientes es que el volumen excesivo de sus senos interfiere en muchas de las actividades que realizan, como por ejemplo la práctica deportiva o, en verano, problemas con bañadores o bikinis.

Dolor de espalda

El exceso de peso en la porción anterior del tórax supone una sobrecarga de la columna dorsal y cervical, por lo que frecuentemente padecen dolores de espalda, especialmente hacia el final del día. Estos problemas de espalda se ven, en muchas ocasiones, acentuados por la postura adoptada. Es frecuente que estas pacientes intenten disimular el pecho excesivo adelantando los hombros y con ello agravando la sobrecarga de la columna.

Irritación repetitiva

Suelen referir irritación de la piel en la zona del surco submamario. Esta molestia puede comenzar manifestándose como un ligero picazón o escozor hasta llegar a provocar molestias más intensas en determinadas épocas del año, como el verano, por el problema añadido de la sudoración.

Intertrigo submamario

En los casos en los que exista un nivel alto de fricción y humedad en el pliegue submamario, se puede complicar con una afección dermatológica como el intertrigo en el que la piel erosionada sufre una sobreinfección que se manifiesta con un enrojecimiento, exudado y ronchas sobre la piel. Es frecuente que estos episodios se cronifiquen y originen lesiones permanentes en la piel.

Los beneficios de la cirugía de reducción mamaria

Como comentábamos antes, la cirugía de reducción mamaria es una de las intervenciones más gratificantes en cirugía plástica, ya que elimina desde el primer momento el problema de sobrecarga y exceso de volumen. Las pacientes tienen una percepción mucho más amable de su pecho, y una mejora notable en su bienestar y autoestima.

Aunque pueda parecer frívolo, no lo es. Realmente, las molestias que expresan las pacientes con un volumen de las senos excesivo, pueden llegar a resultar incapacitantes en algunos casos e interferir en su vida diaria. Poder ofrecer una solución definitiva a todas estas molestias, es una gran satisfacción para el cirujano tanto a nivel profesional como personal.

Las candidatas a una cirugía de reducción de pecho

La reducción mamaria es una intervención que tiene unas indicaciones muy claras. Las candidatas ideales a esta cirugía son mujeres con un pecho grande que manifiestan alguno de los problemas que antes comentábamos.

La hipertrofia mamaria es un problema que afecta a todos los rangos de edad.

Chicas muy jóvenes que a los 16-18 años han desarrollado un pecho excesivo, problema que se conoce como hipertrofia virginal. Lo habitual de estas pacientes es que presenten problemas psicológicos añadidos dado que su personalidad está todavía en evolución y son fácilmente influenciables por los comentarios de sus compañeros. Conviene abordar estos casos una vez que haya finalizado el previsible desarrollo mamario, aunque puede haber casos que requieran la intervención antes de la mayoría de edad.

En otras ocasiones son mujeres jóvenes que ya se han desarrollado completamente, y que se encuentran en un peso normal. En estos casos, priman sobre todo las cuestiones estéticas.

Otros casos habituales son mujeres que tras dar a luz y una vez terminada la lactancia, presentan un pecho muy grande frecuentemente con un descolgamiento visible como consecuencia de la distensión que ha sufrido la piel tras la gestación y lactancia.

Por último, mujeres postmenopáusicas que con las alteraciones hormonales ven agravado un pecho que ya era de talla grande. Estas pacientes son las que más refieren problemas de dorsalgia. Es frecuente que por el peso excesivo se lleguen a formar surcos en los hombros producidos por los tirantes del sujetador.

Cómo logramos mejores resultados en la cirugía

Como toda intervención quirúrgica, la reducción mamaria requiere de una valoración minuciosa en consulta y un diseño preoperatorio que debe realizarse sin prisas. Todo ello nos permitirá alcanzar la excelencia en el resultado.
A nosotros nos gusta planificar el diseño preoperatorio con calma, y así dimensionar correctamente las cicatrices para conformar una forma natural de la mama y procurar que resulten lo menos visibles.
Solemos citar a la paciente en consulta el mismo día de la intervención por la mañana, y allí nos tomamos nuestro tiempo para hacer el marcado y definir el trazado de las incisiones necesarias en la cirugía. Resulta esencial tomar correctamente cada medida y definir la porción de piel que va a ser necesaria eliminar y dimensionar adecuadamente las areolas al nuevo tamaño de la mama.

La experiencia de todos estos años nos ha permitido perfeccionar la técnica y hemos desarrollado un procedimiento propio de sujeción interna de los tejidos mamarios al músculo pectoral para dar estabilidad en el tiempo y limitar el descolgamiento secundario.

Para más información, te invitamos a que visites nuestra sección de reducción de pecho, donde además abordamos otras cuestiones relacionadas con la cirugía.

¿Necesitas información acerca de alguno de nuestros tratamientos de cirugía plástica y estética?

Solicita cita previa para valorar tu caso en consulta

Referencia de imágenes

ACERCA DEL AUTOR

Call Now Button