Beneficios de una rinoplastia

«Te contamos todos los beneficios de una rinoplastia y en qué casos la recomendamos»
_____

La rinoplastia es una de las cirugías estéticas más demandadas de los últimos años. Es una intervención que permite modificar el tamaño y forma de la nariz para lograr una mayor armonía con el resto del rostro.

Aunque el aspecto estético de la nariz es la razón principal por el que acuden los pacientes a consulta, a nosotros nos gusta siempre recordarles que la nariz está, en primer lugar, para respirar bien, y, en segundo lugar, para ser bonita y armonizar con el resto de rasgos de la cara.

En este sentido, los principales beneficios que ofrece una rinoplastia son, tanto a nivel funcional, corrigiendo posibles problemas como desviación de tabique, como estético. Priorizando siempre el aspecto funcional sobre el estético.

Por otra parte, hay que destacar que, al menos en nuestras manos, se trata de una cirugía que cursa sin ningún dolor en el postoperatorio. La principal molestia es el taponamiento que se realiza al acabar la intervención. Normalmente este taponamiento puede retirarse a la mañana siguiente a la intervención. Solamente en el caso de desviaciones muy severas del septo nasal puede convenir mantener el taponamiento 48-72 horas, pero esto es excepcional.

Los moretones en los párpados que suelen aparecer tras una rinoplastia dependen en buena medida del tipo de técnica que se usa para manejar la porción ósea de la nariz. La técnica que usamos para ello, la osteotomía percutánea, produce unos moretones (equimosis) muy limitados dada su poca invasividad. En nuestra experiencia este tipo de abordaje nos proporciona una mejor recuperación con mucha menor inflamación y equimosis que las osteotomías realizadas con escoplos intranasales, e incluso que las hechas con ultrasonidos.

En este artículo vamos a repasar cuáles son los problemas estéticos que podemos solucionar con una rinoplastia, y los beneficios que reporta.

Problemas que podemos solucionar con una rinoplastia

La rinoplastia puede solucionar muy satisfactoriamente los problemas de forma y tamaño de la nariz, como pueden ser:

  • La giba nasal, comúnmente conocida como caballete nasal. Se manifiesta como una protuberancia localizada en la parte intermedia del dorso de la nariz. Puede ser ósea o cartilaginosa, generalmente es una combinación de ambas. Es importante determinarlo antes de la intervención, ya que debemos proceder de forma distinta según sea el caso.
  • La nariz ancha, que se puede corregir estrechando los huesos nasales.
  • La punta nasal muy ancha o caída, se puede afinar y elevar para lograr una nariz más armoniosa.

¿Cuándo está indicada la realización de una rinoplastia?

Esta cirugía debe planificarse una vez haya finalizado el desarrollo completo de las estructuras del rostro. Esto suele ser alrededor de los 16 años en las mujeres, y de los 17-18 años en los varones. No solemos recomendar intervenir en edades más tempranas, salvo que sea un caso que afecte a la salud.

Los casos que podemos tratar con una rinoplastia pueden ser de origen congénito o del desarrollo y, en otras ocasiones ser consecuencia de un fuerte traumatismo antiguo.

Características de la rinoplastia ideal

Una rinoplastia entraña una alta complejidad, por lo que se requiere de cierta experiencia y dominio de las técnicas para lograr la excelencia en el resultado. Se trata de una cirugía muy exigente en cuanto a resultados.

La valoración del cirujano experto debe basarse en un análisis de la anatomía del rostro y de la armonía de los rasgos, con el objetivo de poder hacer una planificación preoperatoria que tenga en cuenta todos estos aspectos y conjugarlos con los gustos del paciente.

El éxito de la intervención va a depender precisamente de este análisis previo y de la forma en que se plantea el abordaje del problema, escogiendo las técnicas más adecuadas para cada caso. En este sentido nos ha sido de gran ayuda disponer desde hace años de un programa informático de simulación de resultados, que nos permite expresar al paciente cual es nuestra idea de resultado y, por otra parte, nos permite conocer mejor las expectativas que tiene el paciente en cuanto a su resultado. Igualmente es una buena herramienta de análisis de la estructura facial.

El beneficio funcional de una rinoplastia

Cuando hablamos de rinoplastia, muchas veces pensamos que se trata únicamente de una operación estética, pero nunca debemos olvidar la vertiente funcional, es decir, garantizar una correcta ventilación.

La nariz es un órgano mucho más complejo de lo que parece. Además de ser el órgano del olfato, es también la puerta de entrada del sistema respiratorio. Simplificando, podemos decir que la nariz es un acondicionador del aire que entra a los pulmones. El aire a su paso por la nariz, es filtrado, humedecido y calentado. Cuando una persona respira predominantemente por la boca, se originan faringitis e, incluso, problemas de afonía dado que el aire que entra en la vía aérea no está debidamente acondicionado. Por eso, a la hora de planificar una rinoplastia, debemos abordarla teniendo en cuenta el aspecto funcional y estético de forma conjunta. De esta forma, podremos lograr un resultado satisfactorio.

En este sentido, los beneficios de una rinoplastia a nivel funcional se centran en mejorar o corregir defectos funcionales que afectan a la respiración, como suele ocurrir en el caso de un tabique desviado y cornetes hipertróficos que producen una obstrucción más o menos intensa del flujo aéreo nasal.

Estos defectos funcionales pueden ser congénitos o, adquiridos como consecuencia de un fuerte traumatismo accidental. En ocasiones se deben a traumatismos en la primera infancia y los pacientes no tienen recuerdo de haberlos sufrido.

El beneficio estético de una rinoplastia

La belleza del rostro es un concepto abstracto que está íntimamente relacionado con el equilibrio, la simetría y la relación de armonía entre las distintas partes. En este contexto, la nariz es una parte fundamental del rostro que juega un papel muy importante en su percepción.

La rinoplastia ofrece una solución satisfactoria cuando existe una falta de proporción de la nariz con respecto al conjunto de todo el rostro o una deformidad por giba dorsal o desviación de la pirámide nasal.

Debemos tener presente que el beneficio estético de una rinoplastia debe basarse siempre en lograr una armonía con el resto de rasgos del rostro. Nunca debemos perseguir una nariz en particular sino una nariz armónica con el conjunto de rasgos de la cara.

Suelo explicar a mis pacientes que puede suceder que tras una rinoplastia la gente, en un primer momento pueda no darse cuenta de que se ha sometido a una intervención para modificar la nariz dado que no llama la atención en el conjunto de la cara. A las chicas suelo decirles que, si al tiempo que se someten a esta cirugía, se hacen algún cambio en el pelo (otro corte o mechas), es muy posible que les digan que las ven mejor y atribuyan ese cambio al nuevo peinado. Sin embargo, damos a nuestros pacientes fotografías suyas de antes y después de la intervención y el cambio es muy perceptible en la comparación.

El beneficio psicológico de una rinoplastia

Una nariz demasiado prominente, puede acomplejar a la persona e incluso transmitirle la sensación de que todo el mundo se está fijando en ella, consecuentemente se traduce en una pérdida de seguridad ante el interlocutor.

Solucionar ese problema estético conlleva un beneficio a nivel emocional y psicológico, ya que la persona se ve mejor y va a aumentar su autoestima. Esta mejora estética redunda en una mayor confianza en uno mismo, y un mayor optimismo.

¿Necesitas información acerca de alguno de nuestros tratamientos de cirugía plástica y estética?

Solicita cita previa para valorar tu caso en consulta

Referencia de imágenes

ACERCA DEL AUTOR

Call Now Button