En qué consiste

Hay una formación anatómica en la muñeca llamada túnel carpiano por donde, en un estrecho espacio limitado en su parte posterior por la estructura ósea de la muñeca y en su parte anterior por un ligamento (ligamento anular del carpo), pasan un total de 9 tendones con sus vainas sinoviales y un nervio sensitivo y motor llamado nervio mediano.

El Síndrome del Túnel del carpo está producido por un aumento de presión sobre el nervio mediano en el interior de este espacio. Cuando el nervio está comprimido se afecta su función, tanto motora (músculos de eminencia tenar en la base del dedo pulgar) como sensitiva (sensibilidad de los 3 primeros dedos y la mitad externa del cuarto).

 tunel carpiano transverse carpal ligament compressed median nerve

 

La manifestación de esta compresión varía en función de la intensidad de afectación, desde hormigueo en los dedos hasta entumecimiento insensibilidad e incluso dolor a nivel de la muñeca y la mano o una combinación de todos ellos. La afectación de la parte motora del nervio origina debilidad en la fuerza de prensión y en casos más avanzados atrofia de la musculatura tenar (en la base del pulgar). La combinación de síntomas motores y sensitivos conduce a no tener fuerza para sujetar objetos y tendencia a dejarlos caer inadvertidamente además de dolor.

Las causas de este síndrome pueden ser variadas: fracturas, artritis, problemas reumáticos, hipotiroidismo, retención de líquidos durante el embarazo, mantener la muñeca flexionada durante mucho tiempo, etc. Todas ellas causan un estrechamiento del espacio del túnel carpiano y producen compresión del nervio a dicho nivel.

Tratamiento

Para su tratamiento se puede recurrir a tratamientos conservadores y fisioterapia, pero en muchos casos, si no se obtiene mejoría de esta forma, hay que recurrir al tratamiento quirúrgico para crear un mayor espacio y descomprimir el nervio. La cirugía más habitual consiste en seccionar el ligamento anular del carpo que se encuentra bajo la piel palmar entre la base de la mano y la cara anterior de la muñeca. Esto en la mayor parte de los casos hace ceder los síntomas aunque en casos avanzados la atrofia muscular puede no recuperarse al completo.

La técnica que realizamos es sencilla, puede efectuarse bajo anestesia local sin necesidad de ingreso.

El hecho de que la mínima incisión para la cirugía asiente en la oquedad de la palma de la mano evita las cicatrices inestéticas y con frecuencia dolorosas si se efectúan en zona de apoyo.

La intervención quirúrgica consiste en realizar una pequeña incisión de unos 2 cm en la parte inferior de la palma de la mano, sin llegar a la zona de apoyo y a través de ésta, con un instrumento especial, seccionar el ligamento anular del carpo. La incisión se cierra con un par de puntos de piel. Dejamos un pequeño drenaje de goma fina que se retira en un par de días para evitar que se formen hematomas. Los puntos de piel se retiran entre los 10 y 15 días. Toda la medicación posterior que se requiere son analgésicos con efecto antiinflamatorio durante los primeros días tras la intervención. En el postoperatorio inmediato es importante mantener la mano elevada usando un cabestrillo y mover con frecuencia los dedos para evitar que puedan inflamarse excesivamente.