Doctor López Burbano tratamientos, botox

Tratamientos con Toxina Botulínica

La toxina botulínica (Botox ®) tiene por efecto paralizar de forma no permanente la acción de las fibras musculares. En el caso de los tratamientos estéticos se trata de evitar la acción de la musculatura de expresión facial que ocasiona la formación de arrugas.

En este sentido es importante distinguir entre las arrugas de expresión (las que se forman por la contracción de fibras musculares bajo la piel de la cara) y las arrugas por relajación o descolgamiento de la piel. La acción de la toxina botulínica solo es útil para las primeras, en tanto que las producidas por descolgamiento (surcos nasogenianos, rictus, etc) se tratan mediante rellenos.

Es importante que el tratamiento con toxina botulínica se haga sin desvirtuar la expresión facial por lo que hay que hacer un buen análisis previo particularizado en cada caso y evitar una cara inexpresiva.

En nuestra consulta utilizamos siempre Botox ® genuino.

La duración del efecto es de unos seis meses en la primera ocasión si bien con las administraciones posteriores suele obtenerse una duración algo mayor.

Existen alternativas para aquellas personas que hayan desarrollado una resistencia a la acción de Botox ® y es el uso de otra toxina botulínica que no lleve en su elaboración proteínas complejantes como Xeomín ®