Doctor López Burbano, tipos de prótesis mamarias
Tipos de prótesis mamarias

Qué tipo de prótesis es la adecuada para mi aumento mamario

En primer lugar es importante determinar el tipo de implante que se va a utilizar para realizar el aumento de pecho en Zaragoza. Existen 2 tipos básicos de implantes en cuanto a su forma: Los de tipo redondo y los anatómicos (en forma de gota).

En nuestro criterio los anatómicos suelen ser los más adecuados dado que nuestro ideal es la obtención de un pecho con la mayor naturalidad posible.

No obstante hay algunos casos en los que puede estar indicada la colocación de implantes de tipo redondo para aquellas pacientes que prefieran una forma más redondeada en la parte superior y en otros casos en los que se realiza una mastopexia con pequeño aumento. Siempre se deben usar prótesis de la mayor calidad, con superficie texturizada y rellenos de gel cohesivo. La texturización (rugosidad) de la superficie está comprobado clínicamente que tiene menor riesgo de producir una contractura capsular. Hay distintos tipos de texturización: macrotexturización y  microtexturización. En nuestra experiencia la superficie microtexturizada tiene mejor tolerancia a medio y largo plazo.

Para casos especiales existen cubiertas de micropoliuretano cuyo comportamiento biológico es distinto en su interacción con los tejidos circundantes (analizaremos este tema en un artículo posterior).

Se seleccionan implantes rellenos de gel cohesivo ya que el contenido de estos implantes incluso en el caso de una improbable rotura no se dispersa el contenido ya que aunque es de consistencia blanda es sólido. El grado de cohesividad es importante ya que una cohesividad excesiva dará una dureza anómala al tacto, en tanto que una cohesividad muy baja no retendrá el gel en el caso de una rotura.

Un tipo especial de implantes con indicaciones concretas son los que contienen dos tipos de geles de silicona: uno de mayor cohesividad (y por tanto firmeza) en la parte antero-inferior y un gel de menor cohesividad (más blando) en su cara posterior. De esta forma se puede producir una mejor expansión del polo inferior a la vez que la mayor flexibilidad de la cara posterior proporciona una buena adaptación a la pared torácica.

Una buena indicación para el uso de implantes  de doble cohesividad es el caso de mamas tuberosas en las que hay un déficit  de tejido en el polo inferior mamario.

La cohesividad adecuada es muy importante en cuanto a la seguridad y además tiene una implicación muy favorable para la paciente. Con este tipo de implantes no nos planteamos un recambio a los 10 o 12 años como hacíamos anteriormente, sino que establecemos un seguimiento con ecografías de alta resolución anuales a partir del segundo año. Mientras en el control ecográfico se compruebe la integridad de la prótesis y su buena tolerancia por los tejidos circundantes no es necesario recambiarla. Es muy importante hacer los controles de seguimiento ya que es lo que nos va a permitir conocer que el implante está en buenas condiciones.

Los mejores implantes otorgan garantía de por vida frente a la rotura por parte del fabricante, lo que no quiere decir que no haya que establecer un control posterior como hemos indicado.